Vives esperando un acto mágico o golpe de suerte que cambie todo, deseas despertar una mañana y que todo cambie y que los problemas se solucionen solos. Sería ideal, ¿verdad? Sin embargo, este pensamiento no es muy realista. Por eso, el mejor plan es coger las riendas de tu vida laboral.

Te repites “Un día todo cambiará e irá a mejor”, “ya verás como todo mejorará” … ¿cuántas veces te has repetido este tipo de frases?

Tendemos a creer que algo externo producirá el cambio. De repente, algo cambiará la dirección de los acontecimientos y todo irá mejor. Parece que estamos convencidos de que todos los problemas, por arte de magia, se solucionarán. Sin embargo, las cosas no son así, y la única realidad es que:

Tu vida depende de ti y tú eres el único que puede hacer que las cosas cambien.

No esperes a que cambien solas, cambia primero tú, y todo lo demás irá cambiando.

“La felicidad no es algo confeccionado. Viene de tus propias acciones”

-Dalai Lama-

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse. Para más detalles, por favor consulta nuestra Política de privacidad.
I Accept

La vida no se soluciona sola. Si quieres coger las riendas de tu vida laboral, esto implica poner de tu parte. Si piensas en hacer cambios, pero eres incapaz de tomar decisiones. También conozco a mucha gente que se lamenta una y otra vez de lo mal que les va todo, sin embargo, no son capaces de ver su papel en este juego.

Una gran parte de la vida depende de cómo decidamos tomárnosla por muy mal que nos vayan las cosas. Existen personas que ante la adversidad muestran siempre una sonrisa de oreja a oreja y otras que tan solo profieren frases llenas de negatividad y gestos hostiles hacia ellos mismos, los demás y todo lo que les rodea. Y lo mejor de todo, es que, aunque parezca mentira, tú también puedes elegir. Tienes el poder de elegir vivir tu vida con serenidad, pase lo que pase, o bien elegir vivirla con un alto nivel de ansiedad y frustración.

Que empiece el cambio

La única forma de lograr un cambio es ponerse en acción. Nada externo vendrá a rescataros. Toda la energía que gastáis en soñar con una vida mejor la podéis invertir en comenzar a recorrer un nuevo camino, en coger las riendas de vuestra vida. Porque el nuevo camino sólo depende de vosotros, de nadie más. Así, si empezáis a sembrar semillas de cambio, el cambio llegará.

El cambio cuesta, requiere un esfuerzo y no todos están dispuestos a llevarlo a cabo. No podemos pretender cambiar de vida sin modificar absolutamente nada del día a día. Durante muchos años actuamos de una forma muy concreta y esto deja patrones de conducta muy marcados en cada uno de nosotros. ¿Qué quiere decir esto? Que intentamos solucionar los problemas en la misma dirección, a pesar de que muchas veces veamos que no es la mejor forma.

Cambiar el enfoque y el método a través del cual queremos conseguir nuestros objetivos.

Coger las riendas de nuestra vida implica acción, esfuerzo y conciencia.

Los primeros pasos para coger las riendas de tu vida laboral

El primer paso para coger las riendas de nuestra vida es analizar aquello que queremos cambiar. ¿Qué aspecto/s de nuestra vida nos gustaría mejorar? Es muy importante ser sinceros con nosotros mismos. Tendemos al autoengaño, a la impostura, para no reconocer nuestros fallos o para no trabajar en lo que es necesario. Pero esto es un error. Es importante la sinceridad, además, es un trabajo que haremos de forma interior, por lo que no tenemos la necesidad de decírselo a nadie.

El segundo paso es observar qué hemos hecho hasta el momento para que todo siga igual. ¿Cómo han sido nuestras estrategias? ¿Por qué acabamos de la misma forma? ¿Por qué no se ha producido un cambio en el aspecto que nos gustaría? Debemos observar si nuestra tendencia ha sido repetir una y otra vez las mismas estrategias, y si esto ha sido así, es hora de cambiar.

El tercer paso para coger las riendas de nuestra vida, y casi más importante que los anteriores, es vencer el miedo. El miedo es una emoción primaria muy necesaria que nos puede salvar la vida en momentos de peligro, pero cuando este se extiende a la vida diaria comienza a representar un problema. Esta emoción tiende a paralizarnos y a dejarnos atrapados en nuestra zona de confort.

Preferimos seguir pasándolo mal a enfrentarnos a algo nuevo por el simple hecho de sentir temor ante lo que pueda ocurrir o ante el hecho de tener que dejar atrás ciertos aspectos de nuestra vida.

¿Qué os parece si en vez de quedaros en el sofá esperando a que la vida cambie os levantáis y empezáis a cambiarla vosotros mismos? Tened autoconfianza. Os aseguro que empezaréis a ver resultados que jamás hubierais imaginado. Como dice un famoso dicho: para recorrer mil kilómetros, hay que dar el primer paso.

Para tomar las riendas de tu vida laboral necesitas determinación y capacidad de desafiarte a ti mismo. Todo avance personal requiere unas gotas de riesgo y grandes cantidades de autoconfianza

Para tomar las riendas de tu vida laboral necesitas determinación y mentalidad de crecimiento. Pocos pasos son tan importantes como desarrollar esa responsabilidad personal en la que ser pilotos y capitanes del propio destino. Así, y lejos de pensar que son las circunstancias o nuestro contexto social quien conforma nuestra existencia, es necesario coger el timón y mirar al frente con confianza.

Para tomar las riendas de tu vida laboral es necesario arriesgar

Quien no arriesga, no gana. Parece ser una simple frase, pero el contenido es fundamental. Conlleva hacerles frente a tus miedos, vencer la angustia del posible fracaso. Sin embargo, no hay nada mejor que actuar, en vez de paralizarse. Así, y cuando las cosas no salen como lo has esperado, es mejor saber que por lo menos lo intentaste, en vez de quedarte con la duda de qué habría pasado.

La felicidad está donde tú decidas enfocarte

No te centres en los aspectos negativos de la vida diaria. Si te enfocas en ver lo positivo, puedes disfrutar de una tormenta encontrando todos sus beneficios

La oportunidad que dices estar esperando puede estar justo enfrente de ti. Despierta, abre muy bien los ojos y observa a tu alrededor.

Tu camino comienza con un primer paso

Si quieres progresar, es preciso que lo hagas poco a poco, pero con constancia y seguridad. Si te cuesta trabajo alcanzar tus metas, avanza gradualmente. Lo más importante es querer hacerlo, con el esfuerzo conseguirás tomar las riendas de tu vida.

Te animo a que lo hagas y te descargues mi EBOOK gratuito para ayudarte a dar los primeros pasos.

Ahora después de leer todo esto, párate a pensar

¿QUIEN LLEVA LAS RIENDAS DE TU VIDA LABORAL?

quien lleva las riendas de tu vida laboral